viernes, 20 de marzo de 2009

LA PRIMAVERA DE LOS AUSENTES

Primavera, sinonimo inequivoco de vida, a pesar de incomodos brotes de alergia, frescura, juventud, calidéz ambiental, gracias a un Sol que vuelve para reinar en el horizonte, y acompasar el nacimiento de numerosas flores que vistén alegres y llamativos colores, acompañados de sugestivas fragancias, eterna representante del alboroto de feromonas, por eso de que la sangre se vuelve facilmente alterable en esta epoca del año, que empieza a sugerir voluptuosas curvas, cubiertas por minusculas y ligeras entretelas.
Ilustrada al temple por el pintor Renacentista Sandro Botticelli, y que en el ambito ciclistico trae consigo, la llegada de las grandes clasicas, con uno de sus cinco monumentos, La Clasica por excelencia, Milan-San Remo, lo hara engalanada en sus cien años de historia, y marcada por ausencias significativas, como son las de los dos ultimos vencedores, el suizo Fabian Cancellara y el español de Rabobank Oscar Freire, bajas susceptibles que lejos de descafeinar el aroma de La Classiccissima, dota a esta del abrir de abanico, para el resto de favoritos, de entre los que saldra el elegido, postergado por y para la historia, en post de alejar el infamio cliché, de La Primavera de los ausentes.

Contratiempo, palabra que define a las claras, los ultimos treinta dias de Fabian Cancellara, ajeno a toda sospecha, el mercurio de un termometro, comenzaba a medir de forma gradual, el mes negro del corredor helvetico, puesto que en la segunda etapa del Tour de California, el de Saxo Bank aquejado por unas centesimas de fiebre, se veia obligado a poner pie a tierra, cuando portaba el maillot de lider, al haberse impuesto en el prologo inagural, de la ronda norteamericana.
Ya en Europa, y sin haber tomado contacto con el pavé, en la novedosa Omloop Het Nieuwsblad, "Espartaco" optimizaba sobre su preparación para las clasicas del Norte, afirmando que todo continuaria sin necesidad de alterar el calendario, por lo que la Región de Murcia, se frotaba las manos con la ilustre visita, del campeón olimpico contra relój a su Vuelta, asi como de su homonimo mundial, el germano Bert Grabsch, pero de nuevo el mánido contratiempo, esta véz revelado en forma de caida, dejaba un inesperado mal sabor de boca, a la afición murciana, que no obstante disfrutaria, de una ronda dotada de buena organización, ademas de grán nivel y espectaculo, ofrecido por el resto de corredores, que conformaron la prueba pimentonera.

Dias despues, "La locomotora de Berna", ponia rumbo a Italia, en virtud de defender el cetro de victorias, conseguido el año anterior en el pais de la bota, los laureles afloraron, en nada menos que trés pruebas, sucesivas en el tiempo y comprimidas en apenas dos semanas, en las cuales el suizo se mostro intratable, adjudicandoselas de "cabo a rabo" y sin apenas oposición alguna.
La primera de ellas, la exigente Montepaschi Eroica, una especie de Roubaix a la italiana, donde el adoquin es sustituido, por pedregosos caminos de tierra, que dotan a esta prueba de una belleza inigualable, culminada en un estrecho y duro repecho, al que tan solo los más fuertes osan llegar, significativo es el balance de bajas (43), en la reciente edición de este año, a la que Cancellara finalmente no conseguiria llegar en optimas condiciones, a pesar de estar concentrado con el resto de compañeros en suelo italo, por lo que el seno del equipo danes, tomaba la decisión de ultima hora, de que su jefe de filas no fuese de la partida.

Misterio e incertidumbre por igual, para el devenir del estado de forma del corredor suizo, que esta véz si, se colgaba dorsal para ser de "la partita", en La corsa di due mare (tirreno-Adriatico), donde el año pasado brilló con luz propia y de forma absolutamente dominadora entre sus rivales, de modo caprichoso ese brillo un año despues, tendria una comnotación antagonista, cromado en rojo en formato farolillo, por lo que la llegada a Montelupone, de grato recuerdo para el ciclismo español, reencarnado en la figura de, "Purito" Rodriguez por segunda véz consecutiva, servia para poner el punto y final, al "arrastre" inusual, del vencedor de la edicición anterior.
En vista a la corta preparación, y el consiguiente y presumible bajo estado de forma, ademas de motivos familiares, hacen que Fabian Cancellara no tenga oportunidad, de defender su corona, conseguida en la Via Roma, tras fuerte arreón, al que un peloton atonito, solo puede asentar con la cabeza, y majestuar a la fuerza de la naturaleza "echa hombre", para luchar por los puestos de honor que secundan, al vencedor de La Classiccissima.
El croner de la escuadra bancaria, intentara afinar en dias sucesivos, con su presencia en la Settimana Coppi-Bartali, que enlazara muy probablemente con los 3 Dias de La Panne, ultima piedra de toque, para asestar el asalto a lo que es su principal objetivo de la temporada, El Tour de Flandes.

El otro grán damnificado, que no estara en la salida de la capital lombarda, sera el tricampeón mundial, y dos veces ganador de la carrera de La Primavera, Oscar Freire, que al igual que nuestro anterior protagonista, comenzaba su particular "Via Cruzis", en el Tour de California, al verse sorprendido por una caida, en la quinta jornada de la ronda estadounidense, provocada por el intercalar de un chubasquero, en los radios de una de las ruedas de la bicicleta, de un corredor que precedia al de Torrelavega, en dicha caida se vieron tambien involucrados, seis hombres, entre los que destacaban su compañero, Robert Gesink y el luxemburgues de Columbia, kim kirchen, quien se fracturaria la clavicula, obviando asi un funesto inicio de temporada.
Por su parte Freire, trás el primer reconocimiento medico al que fue sometido, en el hospital de la ciudad californiana de Fresno, deparaba la dolorosa rotura de dos costillas, del lado derecho del cuerpo, lesión supeditada a una duración, de al menos tres semanas de reposo, perdiendose de manera forzosa la reciente Tirreno-Adriatico, prueba a la que tiene cojida la medida, por lo que la escuadra holandesa de Rabobank, se aventuró a anunciar la reaparición de su corredor, en la inminente Vuelta a Castilla y León.
La precocidaz de dicha situación, ha hecho que saliera al paso, su hermano y representante, Antonio Freire, el cual por cercania y conocedor de la situación, se encargaba de postergar la ansiada reaparición del campeón español, no antes de mediados de Abril, todo ello supeditado a un punto de vista de lo más optimista, ademas de dejar entrever, que el velocista no estaria en disposición de encarar, el triptico de Las Ardenas con garantias, por lo que la vuelta a escena de Oscar, podria darse poco antes del mes de Mayo, en la cual no se descarta que dispute, el glamuroso Giro del Centenario.
Asi pues, curiosos paralelismos con Fabian Cancellara, hacen que el ganador de 2007, no pueda intentar reverdecer laureles, en la Riviera del Ligure, testigo presencial de una de las victorias mas memorables, de la carrera de la Regione di Liguria, en la cual Freire, "le birlaba" el codiciado monumento, a un confiado y pardillo Erik Zabel, ataviado con la señera germana en su maillot, como campeón nacional de Alemania, que se tiñó en deshonra, tras el ultimo golpe de riñon del español.

A estas dos sensibles bajas descritas con anterioridad, se han sumado otras dos de ultima hora, y con "cierto nombre" entre el pelotón, por un lado nos encontramos, con el actual Campeón del Mundo, Alessandro Ballan, al que una extraña infección viral, le privara de lucir el arco iris, en las cercanias de las azules aguas del Mediterraneo. El corredor de la Lampre ha anunciado recientemente, que el dichoso citomegalovirus, puede privarle de su cita con las grandes clasicas del pavé, objetivo preferencial del "Esparrago del Giorgione".
Por otro lado, está la no presencia del campeón de Luxemburgo Frank Schleck (Saxo Bank), debida a una caida producida el pasado miercoles mientras se entrenaba, la cual le produjo heridas de consideración en la barbilla, remendadas con siete puntos de sutura, además de sufrir una fuerte contusión en su muñeca izquierda, por lo que el de El Gran Ducado, no podrá acompañar a su hermano menor, en la labor de facilitar la ascensión , al Aussie Stuart O´Grady (3º en 2004), en las dos "tachuelas" de consideración, precedentes a la meta, en la Via Roma.
No todo lo que concierne a La Primavera, esta empañado por tintes dramaticos, pues la Clasica italiana, traera consigo el estelar reencuentro, de Lance Armstrong (Astana) con las carreteras del viejo continente, el texano poco habitual en este tipo de carreras los ultimos años, se ceñirá el dorsal, en busca de seguir mejorando su forma física de cara al inicio del Giro de Italia, ademas de trabajar en huestes de gregario, para su compañero Tomas Vaitkus.

La fidelidad de sus 298 kilometros, repartidos en algo más de siete horas de carrera, comprenden la ruta habitual desde, en la que aparte de sus principales dificultades horograficas, La Cipressa y El Poggio, estan tambien el Passo del Turchino, 117 kms al Sur de la partida del Castello Sforzesco de Milan, punto que servira para controlar la carrera, avivada a buen seguro por hombres de Fuji-Sevetto, que trataran de rehivindicarse, espoleados trás la exclusión que los gerifaltes de RCS, quisieron imponer de manera injusta y caprichosa, a la escuadra de Joxean Matxin.
Poco despues, se encontraran con el novedoso Le Manie, segundo año consecutivo que se sube a esta corta pero dura ascensión, que ha buen seguro, pondra a madurar las piernas de los sprinters a falta de 94 a meta, que atañe un descenso de caracter tecnico, que comprende una estrecha curva por la que ha de pasar un pelotón de 197 unidades, con poco mas de 50 km por delante, vendra el triptico montañoso de, I Tre Capi, autentico serrucho rompepiernas, conformado por, Il Capo Mele, Capo Cervo y Capo Berta, siendo esta ultima ascensión la de mayor altitud de las trés, la combinación del rocoso trio, podria ser clave en el devenir della corsa, y la selección de los hombres fuertes de la misma, antes de encarar los dos puntos algidos de la jornada.
Una véz hecha la primera selección, La Cipressa y El Poggio, definiran aún más la representación, de los que opten a la victoria, ambas combinadas son el terreno idoneo para los ataques, que terminaran por deslabazar, el numero de unidades, de los selectos grupos delanteros, el quedarse en una de estas dos dificultades, dejaria huerfano de victoria a todo pretendiente, ante la falta de reestructuración, y la vertiginosa e inminente llegada a las calles de Sanremo.

Todo a punto para la cita, con la primera escala de musica clasica, y remarcado acento italiano, por lo que los anfitriones y su encarnizada lucha, por el "reino de la volatta", habitual desde que Giorgi Furlan, enfundado en la maglia de la Gewiss, hiciera buena la ultima aventura lejana en solitario, haya por 1994, por lo que trataran de que su particular trono, no sea custodiado por monarquias de estirpe extranjera, como la del flamenco Tom Boonen, en el ceño la tiene el de Mol, trás la retirada del grán Paolo Bettini, compañeros antaño.
Para tal cometido Quick Step presenta un potente bloque, donde destacan los franceses, Sylvain Chavanel, Jerome Pineau, y el asturiano Carlos Barredo, ademas de "La bala australiana", Allan Davis, en funciones de lanzador en caso de que su jefe de filas pase el corte, como "velociraptores" locales a la victoria. se postulan dos hombres, el vencedor de 2005 Alessandro Petacchi, que viene de mostrar una gran forma en Tirreno, y Daniele Bennati, algo reservón en la carrera de los dos mares, afilando el estilete para ocasiones monumentales, en el velóz ramillete esta Mirco Lorenzetto, venido a menos en las citas de peso con contrincantes de tomo y lomo, y el noruego Thor Hushov, flamante vencedor de la "Het Volk", todos ellos veran amenazadas sus opciones de victoria, si el britanico Mark Cavendish, logra sortear con buena nota las ascensiones finales, a priori y sobre plano, demasiado exigentes para el de la Isla de Man.

A la Formula 1 sobre dos ruedas, podriamos añadir un buen puñado de corredores dotados de otras caracteristicas, para alcanzar la gloria, como el hombre de moda Luis León Sanchez, que se lanzara desbocado al descenso, en caso de llegar con los mejores al Poggio, sabedor de su esquisitez en las bajadas, y su brutal y efectivo pedaleo en la planicie, hombres de violento e iracundo demarraje, como los consumados Gilbert, Pozzato , el propio Chavanel, "Il capo" Danilo Di Luca, el incombustible Rebellin, especialista en meterse en el corte bueno, junto con su compañero Michele Scarponi, o jovenes con ganas de hacerse respetar de forma y manera definitiva, como són el belga de Silence, Greg Van avermaet, y el noruego Edvald Boasson Hagen, o la sensación de este inicio de campaña Heinrich Haussler, ademas del excampeón italiano Giovanni Visconti y el talentoso Francesco Ginanni.
Este es el elenco de favoritos, que a priori tratara de hacer olvidar el cliché, de La Primavera de los ausentes, lastre que en su edición centenaria, La Clasiccissima esta dispuesta a soltar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada