jueves, 8 de abril de 2010

EL RATÓN COLORAO

Mientras la formación vasca Euskaltel - Euskadi, ejerce de profeta en su tierra consiguiendo la primera victoria del presente ejercicio, gracias a su principal baluarte Samuel Sánchez, quien se imponía en la 4ª jornada de la Vuelta al País Vasco, con final en el emblemático Santuario de Arrate, al actual líder Alejandro Valverde y al norteamericano Chris Horner. En el país vecino, el tocallo del corredor asturiano, Samuel Dumoulin (Cofidis) hacia lo propio, anotándose el sexto triunfo -igualando con el germano André Greipel- en su cuenta particular, en la 3ª etapa del Circuito de La Sarthe, donde el murciano Luis León Sánchez, continua ostentando el liderato a falta de una única jornada para la conclusión de la prueba francesa. El triunfo del "ratón colorao" en tierras galas, dista del exiguo bagaje del conjunto vasco, y data a la escuadra roja de 13 victorias en lo que va de año, repartidas muy a las claras por el propio Dumoulin, y el joven belga Jens Keukeliere, quien aporta 4 sorprendentes triunfos conseguidos en apenas dos semanas. Siendo los franceses Amael Moinard, Julien El Fares y el colombiano Leonardo Duque con una victoria cada uno, los que completan la nomina de excelentes resultados, que presenta la escuadra dirigida por Erik Boyer, este 2010.

Cuando a últimos de septiembre del pasado año, los conjuntos Cofidis y Bbox - Bouygues Telecom, recibian la notificación por parte de la UCI, de que no serían renovadas sus licencias ProTour para 2010, a tenor de sus más que discretos resultados (antepenúltimo 19º y penúltimo 20º respectivamente), quedando relegados a residir en un peldaño categorico inferior. Pocos podían imaginar el efecto espoleante que causaría en ambas formaciones tal decisión, en pos de la hoja de resultados que presenta un inicio de campaña fulgurante. Tal es así, que Cofidis es 2º en el ranking internacional de victorias, estando a tan solo 2 de igualar las 15 conseguidas durante todo el 2009, mientras que la estructura de Jean-René Bernaudeau ocupa la 6ª plaza, quedandose a 4 triunfos de emparejar con los 13 que jalonaron su anterior renta anual.
La marca de créditos rápidos, presente en el mundo del ciclismo desde 1997, veía un paso atrás e insostenible el descenso a la segunda división, por lo que el patrón decidía que la presente temporada sería la última, en la que su cuño firmaría los rojos maillots de la formación francesa. Decisión que ha sido revocada, gracias a los extraordinarios resultados cosechados por el equipo, que han hecho prorrogar el compromiso de la firma empresarial, durante al menos dos temporadas más.

Una formación que tiene como estandartes al veterano David Moncutie y al propio Dumoulin, ambos vencedores de etapa en el Tour de Francia, parece dar más muestras de compromiso que nunca, por parte del resto de componentes de la plantilla, entre los que también destacan Amael Moinard, vencedor este año de la última etapa de la París - Niza, el siempre combativo Remy Pauriol, o el reciente ganador del GP Cholet - Pays de Loire, Leonardo Duque. Además de los emergentes Julien El Fares, el estonio Rein Taaramae y el anteriormente citado Jens Keukeleire. Pero como dejabamos entrever en la introducción, un hombre a pesar de su corta estatura (1,59 cm) destaca sobre el resto, nuestro habilidoso y perpicaz protagonista Samuel Dumoulin. Con un físico más tipología de los corredores de los 70 y 80, el de Venessieux atesora esa enorme habilidad para filtrarse en las fugas, pasar con notable la media montaña y una más que decente punta de velocidad, combinada de un instinto aniquilador resolutivo, que le ha llevado a conseguir numerosas victorias en la elite profesional, desde que en 2001 pasara como stagiare a filas de la Française des Jeux, donde el corto periplo en la formación de Marc Madiot, conseguiría una importante victoria en el Tour de l´Ain.

Los años venideros del bravo corredor galo hasta la actualidad, están repartidos en tres formaciones, donde ha conseguido dichas victorias, las cuales, casi todas ellas encuadradas a lo largo y ancho del extenso mapa francés. Tras su paso efímero por FdJ, Dumoulin recalaría los dos años siguientes en la joven escuadra de Michel Gros y Jean-Luc Jonrond, Jean Delatour, consiguiendo hasta tres victorias en el Tour del Porvenir, su primer triunfo en la dura y exigente Tro-Bro León, y parcial del Tour de Normandia.
Tras la desaparición de Jean Delatour, tendría acomodo durante los próximos cuatro años -2004 al 2007- en Ag2r, donde tan solo faltaría a su cita con la victoria la última temporada, revalidando su triunfo en Tro-Bro León 2004, además de en años posteriores dejar su sello cualitativo, en pruebas de la relevancia del Tour de Limousin y el Dauphiné Libéré.
Sin embargo sería su primer año en Cofidis, el que le encumbraría a la historia del ciclismo francés, con la victoria conseguida el verano de 2008 en el Tour de Francia, donde hacía gala de su tremenda pegada en grupos reducidos, resolviendo una escapada en las calles de Nantes, por delante de sus compañeros de viaje Willian Frichskorn (Garmin - Chipotle) y su compatriota Brice Feillu (Agritubel). El ejercicio de ese mismo año, concluiría con dos triunfos más en tierras francesas.

Al año siguiente, la habituabilídad victoriosa se haría esperar, llegando en las postrimerias de su calendario particular, nuevamente en Limousin imponiendose al sprint, a los rápidos Romain Feillu y Sebastien Chavanel.
Ya en la actualidad, este 2010 Dumoulin se esta destapando como corredor en plena madurez a sus casi 30 años, venciendo por primera vez lejos de su Francia natal. Como es el caso de la temprana victoria, en la exótica Tropicale Amissa Bongo, en el corazón de África Central. Para continuar por tierras suizas, venciendo en el GP dell´Insubria, tras un recorrido quebrado en lo orográfico, e imponiendose a un grupo de 11 corredores, en el que se encontraban hombres de la talla de Cadel Evans, Bertagnolli, Valjavec, además de gente rápida como el campeón irlandés Nicolas Roche o José Joaquin Rojas.
La última victoria cosechada fuera de territorio francés, tuvo lugar hace escasamente 12 días, con motivo de la disputa de la 6ª jornada de la Volta a Catalunya, con llegada a la Ciudad Condal de Barcelona, donde vencía al sprint a su compañero Rein Taaramae, y al líder de la ronda catalana Joaquim Rodriguez.

Los otros tres triunfos que adornan el palmares del ciclista galo en la presente temporada, son de índole local, repartidos en Étoile de Bessegès, donde su victoria en la tercera jornada le servirían para hacerse finalmente con la general de la modesta prueba francesa. Y por último, la conseguida hoy mismo en La Sarthe, con las mismas armas empleadas en las anteriores, un sprint corto a la par que explosivo, que le servía para entrar en linea de meta, por delante de Julien Simon (Saur - Sojasun), y Xavier Florencio (Cervélo Test Team). Dejando así, la última tarjeta de presentación del pequeño pero gran corredor francés, al cual el seno Cofidis le estará enormemente agradecido, al haber colaborado con creces a la continuidad del equipo, que hace apenas meses parecía harto complicada. Y es que el ya veterano conjunto del país vecino, parece divagar en la extrañeza triunfal, cual "perro verde" parece, guiados por el veloz y astuto Samuel Dumoulin, o lo que es lo mismo "El ratón colorao".

1 comentario:

  1. Siempre ha sido cofidis mi equipo francés predilecto, sobre todo en los últimos años creo que está haciendo una buena labor con los jóvenes, tiene la pega que tienen todos sus compatriotas, la falta de ciclistas nacionales realmente competitivos, ganan bastante aprovechando carreras de digamos segundo nivel, pero es difícil verles optando a una gran clásica o a una gran vuelta, si me apuras hasta mediana.

    ResponderEliminar